Los premios de las élites

Carla Monleón

«Ver reunidos en un lugar así a los políticos y a las élites empresariales y mediáticas hace que se parezcan más entre ellos que a quienes sufren la crisis.»

 

 

El pasado domingo el presidente Pedro Sánchez compareció para anunciar el nuevo estado de alarma, que durará, en principio, hasta mayo de 2021. Además, anunció un conjunto de medidas como no salir entre las 23.00 y las 6.00 y limitar los encuentros hasta seis personas. También habrá restricciones entre municipios y comunidades. Estas medidas se aplican bajo criterio científico y sanitario con el objetivo de doblegar la curva de contagios. Sánchez hablaba en su comparecencia de que debemos tener “moral de victoria” para hacer frente a los meses que vienen. Un horizonte muy duro que se suma al año tan difícil que ya llevamos.

El mismo día en que se aplican estas medidas nos encontramos con que un grupo numeroso de representantes políticos y empresarios asistieron a una entrega de premios en un entorno cerrado con 150 asistentes. Y no en cualquier sitio, sino en el Casino de Madrid, uno de los salones más lujosos de la capital. Ver en una celebración multitudinaria a los mismos políticos que nos piden seguir las normas produce impotencia. ¿Qué imagen creerán que transmiten a quienes tienen miedo de no llegar a fin de mes, a quienes cumplen con las normas, a quienes han perdido a seres queridos o los tienen ingresados? Luego insistirán en que es la irresponsabilidad de la juventud la que propaga el virus. O nos dirán que elijamos ser “virus o vacuna”. 

Tras el anuncio del estado de alarma, el acuerdo presupuestario entre PSOE y Unidas Podemos debía ser el hito que marcara la agenda mediática ofreciendo un horizonte de seguridad ante la incerteza. Pero el evento ha conseguido tapar la narrativa esperanzadora del acuerdo presupuestario que dirigirá el rumbo del país el próximo año. La asistencia de los políticos al evento de El Español es percibida como una falta de empatía ante el miedo y la angustia que está viviendo la gente de nuestro país. Además, pone un puente de plata para que cale el discurso antipolítico de quienes lo tienen todo y pueden permitirse vivir sin instituciones que les protejan. Tremenda la torpeza política de los ministros del PSOE, en especial la del ministro de Sanidad. Parece increíble que ni siquiera hayan calculado el error táctico que supone acudir a esa gala la noche antes de presentar los presupuestos con los que hacer frente a la pandemia. 

Ayer, el ministro Salvador Illa reconoció que, a pesar de que se cumplían todas las medidas de seguridad, la ciudadanía tenía motivos para no entender su participación en el acto. A pesar de haber reconocido el error, no hay excusa válida ni intento de justificación que no suene a insulto. El problema es la desconexión entre los que dictan las medidas y los que las padecen. Ver reunidos en un lugar así a los políticos y a las élites empresariales y mediáticas hace que se parezcan más entre ellos que a quienes sufren la crisis. Hoy más que nunca, la ciudadanía necesita creer en las instituciones, en los representantes políticos y en el buen funcionamiento de los servicios públicos. Y tener ministros en saraos de élite provoca todo lo contrario, y eso es algo que el gobierno no se debería permitir, porque la "moral de victoria" que demanda el presidente para afrontar la pandemia y los rigores legales para combatirla se vacían de contenido con situaciones como esta. Nos jugamos demasiado como país y en demasiados frentes (sanitario, económico e institucional) como para tolerar frivolidades. En un momento en que el descrédito político aumenta, en el que cada vez hay mayor distanciamiento entre ciudadanía y clase política, el gobierno debería medir mejor el pulso a su país. Sabemos que el fascismo se alimenta de la falta de certezas y desafección política, y ante este estado de inseguridad que vive la gente necesitamos un gobierno que ofrezca confianza y evoque responsabilidad. Si los gobernantes no son capaces de ofrecer seguridad en un momento como este, otros serán quienes lo hagan.

  • Blanco Icono de Instagram
  • Twitter Icono blanco
  • Blanca Facebook Icono
  • Telegram-White-PNG

ReconÈIXER la tradició 

plurinacional i emancipatÒria

del nostre país 

és la condició de possibilitat

per A poder governar-nos

VOLS PUBLICAR

A AGON?

Publicacions

recomanades

© 2020 Agón, Cuestiones políticas