Manifest per una vida digna. Cap a una existència garantida

valenci%C3%A0_edited.jpg

 

Alguns col·lectius hem decidit, ara que fa un any de l'inici de la pandèmia i la declaració de l'Estat d'Alarma a Espanya, posar damunt la taula uns diagnòstics compartits sobre la situació política i una proposta de programa: fem del lema "renda, sanitat i habitatge", el nostre "pa, pau i terra".

Es compleix un any des de l’inici de la pandèmia mundial que ha posat en escac a totes les economies globalitzades. Va ser un 14 de març de 2020 quan el govern d’Espanya va decidir declarar l’Estat d’Alarma i el tancament de tots aquells serveis no essencials, juntament amb el confinament domiciliari, en un moment en què a penes remuntàvem la ressaca de la crisi econòmica del 2008 i el cicle polític d’impugnació al Règim del 78 es tancava provisionalment amb l’arribada de la malferida Unides Podem al govern, de la mà i subordinadament d’un PSOE que va començar a restablir la seua hegemonia.

 

Aquest context es tradueix en una paradoxa: les esquerres governen però han perdut la seua capacitat d’iniciativa social i cultural. Governen assetjades en tots els flancs per la dreta i apareixen cada vegada més deslegitimades davant d’aquells sectors socials que s’havien mobilitzat el 15 de maig del 2011 per a “no ser mercaderia en mans de polítics i banquers”, per “una democràcia real ja” i perquè eren una “Joventut sense Futur”. Sembla que som una derrota que governa. Malgrat això, la pandèmia no ha liquidat als moviments socials i un incipient cicle de protesta sembla tornar a obrir-se. Des de les xarxes de suport mutu durant els moments més durs de la primera onada, els sindicats de llogaters i llogateres impulsant les lleis de regulació de lloguers, les protestes del Pla de Xoc Social, fins a les recents mobilitzacions per la llibertat d’expressió o la col·laboració en clau plurinacional amb el govern de coalició, que exerceix com a motor de pressió institucional per a prosseguir amb les polítiques de canvi social. Tot això ens demostra que no s’han liquidat les possibilitats de canvi en un sentit de justícia social i dignitat.

 

Se’ns presenta, així, una situació político-social excepcional, on, malgrat les limitacions, posseïm la possibilitat d’obligar a fer, d’aprofitar els buits i de presentar les nostres demandes. I no podem esperar més: 12,3 milions de persones (un 26,1% de la població) es troben en risc de pobresa o exclusió social, no podem seguir amb un IMV que no arriba a la població vulnerable, no podem seguir amb la precarietat, amb els hospitals desbordats o amenaces de desnonaments mentre que les elits es continuen enriquint amb la monarquia borbònica exercint de clau de volta i sustentació d’aquest model d’empobriment de les majories.

 

Per això, hem d’avançar en la concreció d’un programa, d’un crit, d’un clam, que tracte de resumir tot aquest sentit comú d’època. Avançar en la plasmació d’aquella llei que puga garantir a tots els membres de la societat els mitjans per existir, que en el nostre context no pot ser una altra cosa que tot un paquet de mesures de rescat ciutadà consistent en una Renda Bàsica Universal, una sanitat pública i de qualitat i un habitatge digne. Fem del lema “renda, sanitat i habitatge”, el nostre “pa, pau i terra”.

 

Volem drets perquè fa ja temps que hem complert amb els nostres deures.

Revistes firmants: Agon, A Xanela, Debats pel Demà.

[castellano]

Se cumple un año desde el inicio de la pandemia mundial que ha puesto en jaque a todas las economías globalizadas. Fue justo un 14 de marzo de 2020 cuando el gobierno de España decidió declarar el Estado de Alarma y proceder al cierre de todos aquellos servicios no esenciales y al confinamiento domiciliario, en un momento en que a penas remontábamos los coletazos de la crisis económica del 2008 y el ciclo político de impugnación al Régimen del 78 se cerraba provisionalmente con la llegada de la maltrecha y debilitada Unidas Podemos al gobierno, de la mano y subordinadamente de un PSOE que empezaba a restablecer su hegemonía. 

 

Este contexto se traduce en una paradoja, las izquierdas gobiernan pero han perdido su capacidad de iniciativa social y cultural. Gobiernan acosadas en todos los flancos por la derecha y aparecen cada vez más deslegitimadas delante de aquellos sectores sociales que se habían movilizado el 15 de mayo del 2011 para “no ser mercancía en manos de políticos y banqueros”, por “una democracia real ya” y porque eran una “Juventud sin Futuro”. Parece que somos una derrota que gobierna. A pesar de esto, la pandemia no ha finiquitado a los movimientos sociales y un incipiente ciclo de protesta parece volver abrirse. Desde las redes apoyo mutuo durante los momentos más duros de la primera ola, los sindicatos de inquilinos e inquilinas impulsando las leyes de regulación de alquileres, las propuestas del Plan de Choque Social, hasta las recientes movilizaciones por la libertad de expresión o la colaboración en clave plurinacional con el gobierno de coalición, que ejerce como motor de presión institucional para proseguir con las políticas de cambio social. Todo esto nos demuestra que no se han finiquitado con las posibilidades de cambio en un sentido de justicia social y dignidad.

 

Se nos presenta así una situación político-social excepcional, donde a pesar de las limitaciones poseemos la posibilidad de obligar a hacer, de aprovechar los huecos y presentar nuestras demandas.  Y no podemos esperar más, 12,3 millones personas (un 26,1% de la población) se encuentran en riesgo de pobreza o exclusión social, no podemos seguir con un IMV que no llega a la población vulnerable, no podemos seguir con la precariedad, con los hospitales desbordados o amenazas de desahucios mientras que las elites se siguen enriqueciendo con la monarquía borbónica ejerciendo de clave de bóveda y sostén de este modelo de empobrecimiento de las mayorías.

 

Por eso debemos avanzar en la concreción de un programa, de un grito, de un clamor, que resuma todo este sentido de época.  Avanzar en la plasmación de aquella ley que garantice a todos los miembros de la sociedad los medios para existir, que en nuestro contexto no puede ser otra cosa que todo un paquete de medidas de rescate ciudadano consistente en una renta básica universal, una sanidad pública y de calidad y una vivienda digna. Hagamos del lema “renta, sanidad y vivienda” nuestro “pan, paz y tierra”.

 

Queremos derechos porque hace ya tiempo que hemos cumplido con nuestros deberes. 

Revistas firmantes: Agon, A Xanela, Debats pel Demà.

[galego]

Cúmprese un ano desde o inicio da pandemia mundial que puxo en xaque a todas as economías globalizadas. Foi xusto o 14 de marzo de 2020 cando o goberno de España decidiu declarar o estado de alarma e proceder ao peche de todos os servizos non esenciais e o confinamento de vivendas, nun momento no que apenas remontabamos as rabexadas da crise económica de 2008 e no que o ciclo político de impugnación ao réxime do 78 pechábase provisionalmente coa chegada da danada e debilitada Unidas Podemos ao goberno, da man e subordinado a un PSOE que comezaba a restablecer a súa hexemonía.

 

Este contexto tradúcese nun paradoxo, as esquerdas gobernan pero perderon a súa capacidade de iniciativa social e cultural. Gobernan acosadas ​​en tódolos flancos pola dereita e aparecen cada vez máis deslexitimadas diante daqueles sectores sociais que se mobilizaran o 15 de maio de 2011 para "non ser mercadoría en mans de políticos e banqueiros", por "unha democracia real xa" e porque eran unha "mocidade sen futuro". Parece que somos unha derrota que goberna. A pesar disto, a pandemia non rematou cos movementos sociais e un incipiente ciclo de protesta semella reabrirse. Desde as redes de apoio mutuo durante os momentos máis duros da primeira onda, os sindicatos de inquilinos e inquilinas que promoveron leis de regulación de alugueres, as propostas do Plan de Choque Social, até as recentes mobilizacións pola liberdade de expresión ou a colaboración en clave plurinacional co goberno de coalición, que exerce como motor de presión institucional para proseguir coas políticas de cambio social. Todo isto amosanos que non se acabaron as posibilidades de cambio nun sentido de xustiza social e dignidade.

 

Preséntasenos así unha situación político-social excepcional, onde a pesar das limitacións temos a posibilidade de obrigar a facer, de aproveitar os ocos e presentar as nosas demandas. E non podemos agardar máis, 12,3 millóns de persoas (o 26,1% da poboación) están en risco de pobreza ou exclusión social, non podemos continuar cun IMV que non chega á poboación vulnerable, non podemos continuar coa precariedade, con hospitais desbordados ou ameazas de desafiuzamento mentres as elites seguen enriquecéndose coa monarquía borbónica actuando como clave de bóveda deste modelo de empobrecemento das maiorías.

 

Por iso debemos avanzar na concreción dun programa, dun berro, dun clamor, que resuma todo este sentido de época. Avanzar na aplicación desa lei que garanta a tódolos membros da sociedade os medios para existir, que no noso contexto non poden ser outra cousa que todo un paquete de medidas de rescate cidadán consistentes nunha renda básica universal, unha saúde pública e de calidade e unha vivenda digna. Fagamos do lema "saúde, renda e vivenda" o noso "pan, paz e terra".

 

Queremos dereitos porque xa fai moito tempo que cumprimos os nosos deberes.

Revistas asinantes: Agon, A Xanela, Debats pel Demà.